Trabajo lejos de casa: Consejos para hacer llevadera la distancia.

¡Estoy de regreso! ¡Y en español! Por lo tanto les pido paciencia en leer esto y disculpa por los errores/horrores ortográficos a continuación y ni voy a mencionar la gramática. A menos que mi esposa se compadezca de mi y corrija los errores. (Lo cual eso hizo 😉 ) A este punto creo que le sale mejor traducir lo que escribo, pero ni modo, aquí vamos, así practico. ¡Antes de comenzar, feliz 2016!

La última vez les escribí fue sobre nuestro viaje a Disney. Como había dicho, esa fue nuestra luna de miel/vacaciones de familia/visitar amistades y familiares. Pero una vez de regreso tuve que inmediatamente desempacar y empacar pues me habían ofrecido una oportunidad de empleo en Boston Massachusetts. La cual es el comienzo de esta nueva aventura de la cual les escribo hoy.

Cuando regresamos de Orlando, a los dos días de regresar ya estaba montado en un avión de camino a Boston. Nunca había visitado esta ciudad, la primera impresión que me dio fue lo parecido que es a New York pero a una escala más pequeña y la segunda cosa que me impresionó fue; ¡el frío que hace aquí! Esto fue sólo el comienzo.

Para los que aún no saben o si no lo he mencionado anteriormente, mí oficio es relacionado a la industria hotelera. La razón que estaba en Boston fue para asistir a un departamento de un hotel que necesitaba de mi ayuda urgentemente. Existía una gran posibilidad de ofrecerme una posición dentro o en algún otro hotel. La cual significaba 2 cosas muy serias. La primera era que estaría sin mi familia en una ciudad extranjera por un periodo de alrededor de 2 meses. La segunda fue que mi trabajo no me permitía irme sin una renuncia la cual significaba arriesgarlo todo por una “posibilidad”.

Mi súper increíble, amada, excepcional, bella, inteligente esposa me dijo; “David ya no estás feliz con tu trabajo y has estado buscando oportunidades para que nos vayamos a un sitio donde habrá una mejor oportunidad de educación para nuestra hija. ¡Tómate el riesgo! Lo que es para nosotros se dará pero no pierdas esta oportunidad. ¡Sé que vas a lograrlo y que todo nos saldrá bien!” Tome sus palabras a corazón, así es como me encontré viajando separándome de mi esposa y familia a sólo dos días de finalizar nuestra luna de miel. Arriesgándolo todo por una “posibilidad”.

Gracias a Dios durante esos 2 meses ella pudo viajar a visitarme por una semana y me dieron libre la semana del día de Acción de Gracias para regresar a Puerto Rico. Esto nos ayudo a no estar 2 meses completos sin vernos.

También tengo que darles muchas gracias a los creadores de SKYPE y Facetime por que sin ellos no sé como hubiésemos podido trabajar con la distancia. Al finalizar los dos meses me ofrecieron una posición permanente y logramos mudarnos para Massachusetts. Esto fue el comienzo de otra aventura la cual los dejare en suspenso para la próxima. ¡Buaaaajajaja!

Sin embargo, esta experiencia me enseñó varias cosas las cuales he convertido como consejos para cualquiera que este pasando por alguna experiencia similar. Estos son:

  • Sin riesgo no hay recompensa. Las oportunidades que aparecen en la vida siempre conllevan algún nivel de riesgo. Recuerda comunicarte con tu pareja, expresarle sinceramente tus deseos y evaluar cuales son los riesgos antes de tomar cualquier decisión.
  • El estar alejado de tu familia no es fácil. Aquí la confianza en cada uno también es vital. Si dudas de tu pareja, es bien importante que resuelvas ese aspecto antes de tomar un avión y separarte de esa persona. Además de que ninguna relación puede ser saludable si existe la desconfianza.
  • Comunicación, es simple y a la vez muchos podemos fallar en este aspecto. Personalmente la comunicación y la honestidad nos ayudo hacer mas llevadera la ausencia y a lograr que sintiéramos un poco menos la distancia.
  • Si tienes algún temor o duda no tomes alguna decisión, es importante que ambos estén en la misma página para tomar el riesgo.
  • Disfruta cada temporada, separados o juntos, al fin y al cabo es para un bien en común que los ayudara en el futuro por muchos años. ¡Éxito!

Hasta la próxima,

David.